Vestido de fiesta

//Vestido de fiesta

El vestido de fiesta para las invitadas

El vestido de fiesta o de ceremonia es el vestido que se vincula a las siglas tan conocidas ya popularmente como ‘BBC’, es decir, bodas, bautizos y comuniones.

Cuando nos invitan, en este caso, a una boda, el primer pensamiento es para el vestido de fiesta que nos pondremos. Si aprovecharemos uno que tenemos, si lo compraremos nuevo, si simplemente le añadiremos unos accesorios diferentes, etc.

Vestido de fiesta Alchera

Afortunadamente, en el momento en que te conviertes en una invitada, tienes un margen importante de tiempo para actuar y buscar el vestido de fiesta que más te guste, ya que las bodas se anuncian con algunos meses de antelación.

Pero tampoco hay que dormirse en los laureles. Con la invitación ya en la mano, debes ponerte manos a la obra para encontrar el vestido de fiesta o de ceremonia perfecto.

Tu vestido de fiesta según tu relación con los novios

El primer paso que has de tener claro para escoger tu vestido de fiesta es qué tipo de invitada eres. No es lo mismo ser la madre del novio, que la hermana de la novia, que una prima o que la compañera de trabajo.

Esto marcará un poco, obviamente, la categoría del modelo de vestido de fiesta a elegir, tratando de ubicarlo en la posición social que te corresponda. Y aunque suena un poco arcaica esta idea, es así y tiene su lógica natural.

Hay unas normas no escritas que todas las invitadas han de conocer a la hora de acudir a una boda y una de ellas es ésta. Otra es la ya conocida de no escoger un vestido de fiesta blanco, color reservado a la novia, para no robarle el protagonismo.

Vestido de fiesta Rengin

Recuerda siempre que en los vestidos de fiesta, independientemente del tipo de ceremonia o boda que sea, ‘menos es más’.

El momento del día marca el vestido de fiesta de las invitadas

El siguiente paso para elegir tu vestido de fiesta es saber si la boda tendrá lugar de día o de noche. Ahí sí que existe un protocolo más marcado, si bien es cierto que hoy en día se huye bastante de formalismos y es fácil encontrarte con invitadas que no siguen estas pautas.

También, la elección del vestido de fiesta depende muchas veces del tipo de boda a la que te inviten. Si es más ceremoniosa, en una catedral, por ejemplo, o si se celebra en un juzgado y le sigue un pequeño catering de pie.

Pero, por norma general, la hora marca el tipo de vestido de fiesta así:

  • Para bodas de día, las invitadas deben llevar un vestido de fiesta corto, en tonos más bien suaves. Se permite el uso de tocados y pamelas y si la boda se alarga hasta la noche, deben contar con un chal o una chaqueta para no pasar frío.

  • Si la boda a la que te han invitado es de tarde-noche, los vestidos de fiesta tienen la licencia para ser vestidos largos o de tipo cóctel. Además, se permite también acabados con más glamour, como brillos, lentejuelas, etc.

El vestido de fiesta largo excepcionalmente se puede usar en una boda de día solo en el caso de las madrinas.

Ten en cuenta: si la boda es de día, vestido de fiesta corto; y si la boda es de noche, vestido largo o de cóctel. Solo la madrina puede ir de largo en una boda de día.

Vestidos de fiesta nunca blancos

Si hablamos de colores, como hemos comentado antes, el blanco y todos sus tonos relacionados (beige, crudo, marfil, dorado…) debes desterrarlos como opción a tu vestido de fiesta ya de entrada si eres invitada de una boda. Está exclusivamente asignado a los vestidos de novia.

Hay quien incluye dentro de esta “prohibición”, los tonos pastel tipo rosa palo o nude, teniendo en cuenta que es un color que muchas colecciones de vestidos de novia ya incluyen.

Así pues, escoge un vestido de fiesta de colores fuertes, como el rojo, el verde, el naranja… Seguro que no le harás sombra a la novia, al contrario, aportarás una nota de color al abanico de invitados, que siempre se agradece.

De hecho, son ellas, las invitadas, las que tienen esa responsabilidad cromática para combatir la ola de los clásicos oscuros, tan habituales de los trajes de hombre.

Y en el caso precisamente del negro para las invitadas, mejor no lo elijas. Lucirás mucho más con un color y el negro, como mucho, asígnalo para algún detalle del vestido o para los accesorios.

En cualquier caso, a la hora de hablar de colores de vestidos de ceremonia o fiesta para invitadas, las opciones son infinitas. Además, puedes ir de un tono liso o llevar un vestido que incluya algún motivo, ya sea un dibujo, rayas o estampados (por cierto, los florales están muy de moda).

Los vestidos de fiesta tienen licencia para lucirse en infinidad de llamativas tonalidades. Son la nota de color de la boda frente a los clásicos oscuros de los trajes de hombre.

Luce tu vestido de fiesta más cómodo y favorecedor

Teniendo en cuenta todas estas pautas más protocolarias a la hora de elegir tu vestido de fiesta para una boda, no te olvides de la más importante de todas: la comodidad.

Una siempre piensa en los zapatos cuando se habla de este tema y sí, hay que tenerlos en cuenta, pero también lo es y mucho la comodidad del vestido de fiesta. A fin de cuentas lo vas a llevar durante unas cuantas horas sentada, de pie, subiendo a un coche o un autobús, bailando, caminando… Piensa en el tejido y en la forma del vestido para facilitarte todos estos movimientos.

Y si vas a adquirir un vestido de fiesta nuevo, déjate asesorar por el profesional que te atienda. Tú sabes lo que te gusta pero a veces no es lo que más nos favorece. Plantéale el tipo de boda que es, cuándo y dónde, qué relación tienes con los novios y las preferencias que tienes. Esta persona verá también tu silueta y te vestirá en consonancia con todo ello.

Porque esa comodidad de la que hablamos, además de física, es mental. Es decir, además de que el vestido te vaya bien, tú te has de sentir bien. Debes verte favorecida, debes gustarte.

Tu vestido de fiesta debe ajustarse a tu personalidad, además de al tipo boda.

De la misma manera que la novia debe elegir un vestido con el que se vea favorecida y le sea cómodo, la invitada igual. Nunca debes llevar un vestido de fiesta con el que te sientas disfrazada, siempre debe ajustarse a tu personalidad.

Alternativas para los vestidos de fiesta

Si resulta que la invitación a esa boda te pilla en un momento en el que no te va bien hacer un gran desembolso económico, aprovecha algún otro vestido de fiesta o ceremonia que ya tengas. Trata de recordar que no hayas coincidido con los mismos invitados, por aquello de que no vean que repites modelito (aunque también te puede dar bastante igual).

Otra opción es aprovechar las rebajas y beneficiarte de algún descuento. Como hemos dicho, las bodas se anuncian con bastante antelación; seguro que en esos meses encuentras algún periodo de rebajas.

Y si resulta que ese año te han invitado a varias bodas y te ves incapaz de cubrirlas con vestidos distintos, lo que también puedes hacer es optar por un vestido  de fiesta básico y que en cada boda lo acompañes de complementos distintos. ¡Seguro que no parecerá el mismo vestido!

En las ceremonias civiles, las invitadas cuentan con una mayor libertad para elegir los diseños y colores de su vestido de fiesta.

Desfiles de novia te recomienda los siguientes fabricantes de vestidos de ceremonia:

  • Marco&Maria

  • Elisabetta Polignano

  • Lamia Abinader

  • Matilde Cano

  • Sonia Peña

  • Ana Torres

Suscríbete a nuestro Newsletter

 

Apúntate a nuestra lista y te mantendremos informada sobre las principales novedades del mundo de la novia

Gracias por registrarte en nuestro blog, para acabar, comprueba tu correo electrónico para activar tu suscripción.

By |2018-06-19T14:19:27+00:00agosto 21st, 2018|Tags: , |Sin comentarios

Acerca del autor:

Deje su comentario

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

I agree to these terms.

Suscríbete a nuestro Newsletter

 

Apúntate a nuestra lista y te mantendremos informada sobre las principales novedades del mundo de la novia

Gracias por registrarte en nuestro blog, para acabar, comprueba tu correo electrónico para activar tu suscripción.